JAMIE LIDELL

JAMIE LIDELL

Posted On: March 23, 2012
Posted In:
Comments: 5 Responses

URBAN LIVE #61

JAMIE LIDELL

Featuring:: WILLY B & MR JIMMY

Jamie Lidell es como a ese amante al que nunca le podés decir que no. No sabés la hora, el lugar, ni qué viene con la noche, pero sabés que va a estar bien. Que te asegura un caos organizado bajo el eje del placer. Así llegamos ayer a la noche a Niceto, con un mensaje: “Jamie, ya estoy en la pista, traeme tus encantos”. Y Jamie, ese blanquito inglés de saco y anteojos, así como lo vimos, sólo necesitó pisar el escenario de Niceto para meternos con su voz de Sam Cooke en una iglesia retumbada de coros gospel y teclados steviewonderescos, para endulzarnos la cabeza como un crooner con sus grititos de amor a lo Prince y, ahí, cuando estábamos al caer de su hechizo, nos levantó con su flow, sus máquinas y su ritmo para dejarnos bailando en el night club más up del barrio. Sólo le dijimos que sí y él vino con todos ellos a decirnos: “¿Qué Jamie querés vos?”.

El warm-up empezó a las once prolijas y en punto, respetando el setlist que había ofrecido la semana pasada en Río de Janeiro: “Game of Fools”, la más cheesy de su segundo disco, Multiply (2005, el único editado en la Argentina); “Figured Me Out”, funk blanco bien hot de su tercer álbum, Jim (2008); y “Enough´s Enough”, base disco encantadoramente Jackson 5 y su voz más aniñada, en tema más colorido de su último Compass (2010). “Good to see you”, y adelante la hora y media de un show donde la gente -brillos de fin de semana en las chicas, muchas rayas y sacos ellos- convirtió las latas de cerveza en raspadores improvisados para acompañar el clásico “movimiento de patita” que provocan las canciones felices.

Sobre el escenario, Jamie ocupó el centro total cuando quiso que su voz pasara al frente, como en “What is This Time?” o “Where did You Go”, de sus dos primeros discos, aquellos donde nos demostró que puede ser una estrella neo-soul pop como John Legend, una más elegante como Raphael Saadiq, o simplemente jugar a ser Marvin y Curtis, eso que tanto les gusta a los ingleses, los fans número uno de la Motown fuera de Detroit. En esos momentos, su black-power fue tan convincente que ¡oh! se quitó sus recios anteojos de marco negro, se batió un poco el flequillo y se convirtió en el Elvis negro del pueblo, cautivante, caderas al viento y todo. Y ahí, cuando ya no podía más de tanto soul, Jamie se calzó de nuevo los lentes, se refugió al costado del escenario con su combo laptop-máquinas de música con stickers de palmeras y ananás, y se dejó guiar por su tecno experimental. Desde allí llegó el momento más up y bolichero de la noche, con “The Ring” y una versión de su hit “Multiply” en versión frenética, sampleada por él mismo desde su box hasta quedarse solo en el escenario, luces rojas delirando, el público también.

En ese final, cuando Jamie ya había sido él y todos los otros, los llamó de nuevo a sus compañeros de escenario, Jim y William (teclados y batería), para el momento más feelgood de la noche, donde tocaron “Another day” ese himno optimista de súper up de Jim donde Jamie parece decirle a ella que se calle, que lo deje hablar a él, que está todo bien. Solo de piano hermoso, Lidell a capella, coritos del público, pandereta. Todo bien. Como ayer. O como cada vez que no sabés la hora ni el lugar ni qué viene con la noche, pero sabés que va a estar bien. (RS)

URBAN LIVE #61.2

# COBERTURA SHOW – NICETO CLUB –

TRACK #1 – Game For Fools


 

Ph: Tomas Correa Arce (RS Argentina

———————————————